El estado de la docencia en el mundo, según reporte de la OECD

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), analiza la
actualidad de la docencia en su reporte Panorama de la educación 2018; señala un
desequilibrio de género mundial en los distintos niveles educativos. Por otro lado, identifica el
exceso de alumnos y largas jornadas en aulas en América Latina.
Desequilibrio de género en la docencia
La mayoría de docentes de nivel primaria son mujeres, sin embargo, la mayoría de docentes
de los niveles terciarios son hombres. Las mujeres constituyen casi toda la fuerza laboral
docente en el nivel preescolar, mientras que representan menos de la mitad en el nivel
terciario.
En la mayoría de los países el promedio de edad de los docentes es de 50 años. A nivel
primaria la media es de 44 años; cabe señalar que el promedio de edad aumenta a mayor
nivel educativo.
Muchos alumnos en aulas en América Latina
El organismo de cooperación internacional, compuesto por 37 estados, devela que el
promedio mundial de alumnos por clase en escuelas públicas y privadas a nivel primaria es
de 20,5. En países de América Latina como Chile hay más de 30 estudiantes por aula en
instituciones privadas, y en instituciones públicas de Colombia, Brasil y México se promedian
25 alumnos.
A su vez, los países de la OCDE promedian 15 estudiantes por maestro en educación
primaria, 13 estudiantes por maestro en educación secundaria y 15 estudiantes por maestro
en educación superior. Fuera del rango adecuado, en Chile se estima que hay 31 alumnos
por docente.
Largas jornadas de instrucción y mucha responsabilidad
Según los reglamentos oficiales, los maestros de escuelas públicas deben enseñar un
promedio de 784 horas en primaria y 703 horas en secundaria. Al menos en el nivel
secundario, los profesores de Costa Rica, Chile, Colombia y México imparten clase
entre 1000 y 1250 horas anuales.
Especialistas del reporte señalan que algunas de las actividades obligatorias que realizan los
profesores son: preparación de la clase, corrección de tareas, comunicación con padres,
actividades administrativas en la escuela, trabajo conjunto con colegas y supervisión de
estudiantes en recesos.
 
Por otro lado, algunas instituciones les piden a docentes ser consejeros y mentores de
estudiantes, realizar más horas de trabajo cubriendo vacantes, organizar actividades
culturales con alumnos y ejecutar trabajos especiales.
https://observatorio.itesm.mx/ Fuente: Observatorio Innovación Educativa (2018)