Plantea Tuirán un pacto financiero para rescatar a universidades

Monterrey, Nl., La mayoría de las universidades públicas del país sufren una
crisis financiera que tiene a 10 de ellas en focos rojos, por lo que es necesario
realizar un pacto por la educación superior, demandó Rodolfo Tuirán Gutiérrez,
subsecretario de Educación Superior de la Secretaría de Educación Pública
(SEP).

El funcionario federal llamó a participar a todos los niveles de gobierno en un
plan para aumentar las inversiones en los planteles educativos y que, a cambio,
éstos rindan cuentas de forma transparente y restructuren su forma de trabajo.
Al reclamo se sumaron el secretario de Salud, José Narro Robles, y Jaime Valls
Esponda, secretario general ejecutivo de la Asociación Nacional de
Universidades e Instituciones de Educación Superior (Anuies).
Durante la quincuagésimo primera sesión ordinaria del Consejo de
Universidades Públicas e Instituciones Afines (Cupia), que ayer tuvo lugar en la
biblioteca Raúl Rangel Frías de la Universidad Autónoma de Nuevo León, los
funcionarios alertaron sobre la crítica situación financiera de los planteles de
educación superior.
 
A ese acto asistieron el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México,
Enrique Graue Wiechers; el de la Universidad de Guadalajara, Miguel Ángel
Navarro Navarro, y el director del Instituto Politécnico Nacional, Mario Alberto
Rodríguez Casas.

Tuirán Gutiérrez señaló que se debe priorizar la inversión en educación para
revertir el fenómeno de reducción de inscripciones que sufren desde 2015 las
instituciones públicas de educación superior.
“Tenemos un desafío financiero en la educación superior en México, con
desigualdades, insuficiencias y constante incertidumbre que complica cumplir
las metas de ampliación de matrícula de 166 mil estudiantes por año. Esto
significa una inversión de más de 5 mil 300 millones de pesos por año para
poder destinar un promedio de 50 mil pesos por estudiante, si queremos cumplir
la meta pactada de aumentar 50 por ciento la matrícula en 2024 y 60 por ciento
en 2030.
Si pretendemos que estas cifras suban a 55 por ciento en 2024 y 70 por ciento
en 2030, entonces hablamos de 8 mil 500 millones de pesos por año, explicó
Tuirán Gutiérrez.

Prioridad
Destacó que el desarrollo de las instituciones académicas es el camino para que
el país se vuelva competitivo. “Para eso se necesita que la educación superior
se constituya en una verdadera prioridad con un apoyo genuino.
Necesitamos un pacto por la educación superior, que deberá ser posible con el
apoyo financiero de todos los sectores gubernamentales y con la certidumbre de
la sociedad de que esta inversión es provechosa y ejercida con total
transparencia, señaló.

El jueves La Jornada informó que el actual gobierno federal dejó el problema de
la crisis financiera de las universidades al equipo del presidente electo, Andrés
Manuel López Obrador, quien por su parte declaró en Morelos que se rescatará
a las instituciones a cambio de una transparente rendición de cuentas.
Valls Esponda coincidió con el diagnóstico, “porque sí existe una crisis en varias
universidades del país. Lo que se necesita es una reforma estructural de fondo
en estas instituciones para arreglar el problema de raíz y no enfrentarlo año con
año.

Reforma estructural profunda
Hay 10 universidades que necesitan recursos para el pago de nómina y de
aguinaldos, y es importante hacer el pacto que propone el subsecretario (Tuirán
Gutiérrez) con una reforma estructural profunda, porque hay que reconocer que
las universidades han hecho un gran esfuerzo por aumentar su cobertura y los
apoyos se han ido reduciendo, sobre todo el subsidio extraordinario. No ha
habido recortes, pero el subsidio extraordinario ha bajado, indicó.
La Anuies siempre ha hablado de transparencia y rendición de cuentas, de
cumplir con la normatividad vigente, que habla precisamente de la transparencia
y el uso eficiente de los recursos. Las universidades todas están en crecimiento
y esto habla de hacer ajustes importantes; por su naturaleza todas tienen que
crecer y tienen que generar recursos propios, señaló Valls Esponda.
Confirmó que las universidades que padecen falta de liquidez son las de
Sinaloa, Zacatecas, Chiapas, Veracruz, estado de México, Nayarit, Morelos,
San Nicolás de Hidalgo (Michoacán), Benito Juárez (Oaxaca) y Juárez
(Tabasco).

El secretario de Salud, José Narro Robles, señaló que hay 4.3 millones de
estudiantes de educación superior y si queremos ver una sociedad más
productiva, necesitamos más educación, más salud y más inversión, y hay que
convencer de eso a los inversionistas.
Aunque explicó que la educación no es de su jurisdicción, respaldó el llamado a
un pacto para impulsarla y destacó la relación estrecha que guardan los
sistemas de educación superior y los de salud como factores para el desarrollo
social del país.