Revertir la reforma educativa tendrá costos: Blanca Heredia

 
Aunque lo que hay son señales contradictorias sobre el futuro de la reforma
educativa, de cancelarse ciertos elementos del recién implementado nuevo
modelo educativo, tendrá fuertes costos para el sector, aseveró Blanca Heredia
Rubio.

La coordinadora general del Programa Interdisciplinario sobre Política y prácticas
educativas del Centro de investigación y Docencia Económicas (CIDE) expuso
que las versiones encontradas del presidente electo, Andrés Manuel López
Obrador, y de quien ha sido señalado como próximo secretario de Educación,
Esteban Moctezuma Barragán, han generado un clima de confusión.
Mientras el primero ha dicho que se va a cancelar la reforma impulsada por el
gobierno federal desde el 2012, el segundo ha planteado que lo que ocurrirá es
una revisión y los ajustes necesarios.

Lo único cierto hasta ahora es que se ha convocado a una consulta pública, la
cual terminará incluso antes de que inicie el siguiente gobierno.
La académica destacó que habría costos si se eliminan aspectos importantes del
llamado modelo educativo implementado a partir del ciclo escolar que hace unos días inició.
Concretamente se refirió a los nuevos planes y programas de estudio y a los
nuevos enfoques pedagógicos que contiene.

“Yo creo que hay cosas valiosas en ese cambio que valdría la pena conservar,
porque generaría un enorme costo para el sistema eliminarlos”, apuntó.
Indicó que tanto en los niveles básico como medio superior les lleva tiempo a los
maestros adentrarse en los nuevos programas y comenzarlos a aplicar de manera
correcta y creativa en las aulas.

Si no les damos tiempo para que puedan digerir el cambio y se los vuelven a
cambiar, será costoso no sólo por el cambio mismo, sino porque el que están
comenzando a implementar tiene aspectos valiosos como que los maestros se
concentren en ciertos aprendizajes fundamentales en las áreas de lenguaje,
ciencias sociales, ciencias naturales y matemáticas, que son áreas en las que si el
estudiante no las entiende, no puede pasar al siguiente nivel y, sobre todo,
aprender temas con un mayor grado de sofisticación o complejidad.
La investigadora del CIDE expuso que algo que no ayuda a avanzar en la
implementación de políticas públicas es que con frecuencia se “sigue reinventando
la rueda” y pueden abandonarse iniciativas buenas en plena etapa de
implementación.

También comentó que con frecuencia la gente se queja de que tenemos un
sistema educativo “enciclopédico”, lo cual no favorece a nadie y menos en
contextos en los que los estudiantes tienen acceso a información abundante.
Con el nuevo sistema lo que se buscaba era retacar menos a los alumnos de
información; en cambio, dotarlos de una base fuerte de conocimientos y
habilidades que les permita seguir aprendiendo continuamente.
También indicó como valioso de la reforma educativa la llamada autonomía
curricular que permite a las escuelas invertir ciertas materias, ya sea para
profundizar aprendizajes o cuestiones como arte o incluso algunas relacionadas
con su comunidad.

También sería altamente costoso eliminar la evaluación docente como forma de
acceder a la carrera magisterial, así como subir en el escalafón.
Mencionó que sería grave que el acceso al servicio como la superación de los
maestros vuelva a depender de su lealtad con sus líderes sindicales.
Por otra parte, opinó que es evidente que la exdirigente del SNTE, Elba Esther
Gordillo, quiere recuperar espacios de poder en el sindicato. “Yo creo que hay un
mensaje de parte de ella: estoy de regreso, soy una víctima, voy por lo que me
corresponde porque me traicionaron en el sindicato.