Objetivo de reforma es educación de calidad con equidad: INEE

Al participar en el Cuarto Diálogo Técnico Regional. Las reformas educativas en
América Latina: alcances, logros y desafíos, coincidió con los expertos, Marcela
Gajardo, de Chile; y Néstor López, de Argentina, que las reformas educativas
implementadas en la región son movimientos de larga duración promovidos por
la sociedad, los cuales, en muchos de los casos, ven detenido su avance por los
cambios de gobierno o de administración.

Consideró que no es una buena práctica de los gobiernos de América Latina
cambiar una reforma educativa sin antes realizar un análisis que permita
conocer lo que se mejoró, qué problemas atendió, lo que no se solucionó y si
está funcionando. No se trata de hacer una reforma después de otra, subrayó.
Aseveró que esta reforma “es adecuada” ya que busca el fortalecimiento
profesional del docente y el conocimiento del sistema educativo para diseñar
mejores políticas públicas que permitan elevar la calidad de la enseñanza.
A través de un comunicado emitido este domingo, el INEE detalló que el Diálogo
fue organizado por el Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación
(IIPE), de la UNESCO, y se realizó en Buenos Aires, Argentina.

En ese foro, Bracho González manifestó que la reforma educativa mexicana “no
es un producto que nos vino de fuera o impuesto por organismos
internacionales, sino resultado de la conversación interna y global en materia de
educación, que permite comprender y plantear soluciones a necesidades
propias del país”.

Estos cambios, dijo, han hecho posible establecer acciones que van
encaminadas a lograr una mayor cobertura, elevar los niveles de aprendizaje de
los alumnos, mejorar la calidad profesional de los docentes y la calidad de los
servicios que se ofrecen en los centros escolares, pero, sobre todo, para elevar
la calidad de la educación.

Ubicó varios retos para el sistema educativo de México: fortalecer la Ley del
Servicio Profesional Docente, reforzar la tarea de análisis para saber qué
políticas públicas deben continuar, redefinirse o modernizarse, de manera que
se creen las condiciones para generar mayor confianza en la sociedad. “Se trata
de garantizarle a las personas su mejor desarrollo a través de la educación de
calidad con equidad”.