Chiapas libra batalla contra pobreza y por más educación


Se trata del séptimo estado con mayor número de habitantes del país y el décimo
con más extensión territorial el cual alberga tres aeropuertos y cuatro localidades
denominadas Pueblos Mágicos.
En Chiapas, los habitantes de 15 años y más poseen 7.3 grados de escolaridad
en promedio, lo que significa tener el primer año de secundaria concluido y tiene
el nivel educativo más bajo en México.
La media nacional asciende a 9.2 grados, lo que equivale a haber terminado la
secundaria, según la Encuesta Intercensal 015 del Inegi.
Además del bajo nivel educativo, el Coneval clasifica a Chiapas en esta situación
en 2016, lo que significa la mayor proporción de pobres en la entidad desde 2010.
El siguiente gobernador del estado tendrá que presentar planes concretos para
enfrentar con urgencia la falta de educación y reducir la pobreza, una situación
que ha empeorado en los últimos años porque la economía de Chipas acumula
tres años en recesión y se contrajo 2.2% en 2017, lo que representó la caída más
pronunciada desde 2004, según Inegi.
Cuando el priísta Manuel Velasco Coello tomó protesta como gobernador, en
diciembre de 2012, el estado era el séptimo con la tasa de informalidad más alta,
de 63.7%, pero ahora es el cuarto con 68.2%.
Con 30% del agua superficial del país, Chiapas genera más de la mitad de la
energía eléctrica que se consume en México, siendo una de las principales
fuentes de dinamismo económico del estado.
El nuevo gobernador tendrá que combatir los problemas de inseguridad y
aumentar la inversión en infraestructura, para así aprovechar el potencial del
turismo de naturaleza y aventura en Chiapas.
Sólo 16.2% de los adultos que viven en la capital de Tuxtla Gutiérrez, opinaron
que vivir en la entidad fue seguro en marzo pasado, un nivel que está por debajo
de la percepción de 23% en todo el país, de acuerdo con la Encuesta Nacional de
Seguridad Pública Urbana (ENSU) del Inegi.