INEE pide ampliar la formación del maestro

El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) hizo hoy lunes
un llamado a las autoridades educativas federales y estatales no concentrar la
formación docente en talleres y cursos.
En su lugar, pidieron que la formación docente sea fortalecida de manera presencial
y colegiada.
"Hay un énfasis muy importante del desarrollo a través de cursos y talleres, pero no
es suficiente para atender los retos y las necesidades del desarrollo profesional
docente", aseveró Francisco Miranda, titular de laUnidad de Normatividad y
Política Educativa.
Al presentar las "Directrices para mejorar las políticas de formación y desarrollo
profesional docente en la educación básica"; los consejeros del Instituto señalaron
que hace falta implementar y fortalecer otras formas de capacitar a los docentes
como la conformación de redes académicas e interinstitucionales; trabajo colegiado
entre docentes de distintas escuelas y estados del País; y tener más asesorías
técnicas pedagógicas tanto con los directores de los planteles como con los
asesores técnicos y pedagógicos.
De acuerdo con un diagnóstico que realizó el INEE para armar las directrices, menos
del 50 por ciento de los docentes ha participado en actividades distintas a cursos y
talleres para su formación.
Asimismo, sólo 35 por ciento de los maestros de primaria y secundaria recibe
asesoría técnica pedagógica de su director y 26 por ciento de un asesor técnico
pedagógico.
Teresa Bracho, consejera presidente del INEE, dijo que se debe superar la
formación centrada en cursos y talleres y complementar esa formación con el trabajo
colaborativo y el intercambio entre pares.
En ese sentido, el Instituto formuló cinco directrices a las que las autoridades
federales y estatales deben responder en un plazo de 60 días naturales con un
programa de trabajo que entreguen al INEE para que éste dé seguimiento a las
recomendaciones.
La directriz 1 señala que se debe generar un nuevo marco conceptual para redefinir
el desarrollo profesional docente que tenga enfoque de participación, integración, y
no sólo en talleres y cursos.
La directriz 2 establece que se tiene que fortalecer la rectoría de la autoridad
educativa en materia de formación con un plan a mediano plazo y la creación de un
padrón de calidad de la oferta de formación.
La tercera directriz recomienda garantizar el funcionamiento del Servicio
de Asistencia Técnica a la Escuela (SATE), con una revisión de la actual
configuración de las zonas escolares del Servicio para hacerlo más efectivo.
Como cuarta directriz, el INEE indica que se debe afianzar la relación entre
formación, acompañamiento y evaluación de los docentes para la mejora de su
práctica profesional con el fortalecimiento de las evaluaciones docentes con carácter
formativo y mejorando la vinculación entre los procesos de evaluación externa e
interna.

Y, finalmente, propone fortalecer la organización profesional, la vocación y la
identidad de los docentes para consolidar su función como agentes estratégicos de
cambio educativo y social, impulsando organizaciones profesionales, academias,
comunidades de práctica o redes.