Sin estereotipos de género en la educación científica, llaman expertas

Especialistas coincidieron en que no existe evidencia que demuestre que las mujeres y los hombres
tienen capacidades distintas para dedicarse a las ciencias, sino que las diferencias proceden de
estereotipos culturales que se deben combatir.
Al inaugurar el foro Mujer, Ciencia, Tecnología y Derechos Humanos, la ombudsperson de la Ciudad
de México, Nashieli Ramírez Hernández sostuvo que la desigualdad prevalece pese a los incrementos
en la proporción de población femenina dedicada a la investigación científica en los últimos años.
Por ejemplo, el registro del Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y
Tecnología (Conacyt) 2017, señala que apenas 36 por ciento de ese grupo está conformado por
mujeres.
Pero al revisar estas cifras más a fondo, añadió, se descubre que en cuanto a las ciencias “duras” la
desigualdad es mayor, pues apenas 21 por ciento de quienes realizan labor de investigación en materias
como física, matemáticas y otras, son mujeres.
Y no se trata de un reto técnico, advirtió, sino más bien de un tema cultural, pues todavía tiende a
pensarse que las investigadoras deben estar más orientadas a ciencias que se relacionan con el
cuidado, como biología o veterinaria.
Por eso, convocó a visibilizar este tema y acabar con el mito de que las mujeres no pueden hacer
ciencia. Todas “deben sentirse capaces de hacer lo que quieran todos los días de su vida.
En su momento, Mayra Elizabeth Quiñonez González, de la Secretaría de Ciencia, Tecnología e
Innovación de la Ciudad de México, reconoció que en los últimos 50 años se han abierto más espacios
que nunca, “pero sería inexacto decir que estamos iguales”.
Muchas mujeres, dijo, a pesar de contar con instrucción del mismo nivel que cualquier hombre, no
encuentran espacios para desarrollarse, e incluso en el área de la investigación científica persiste la idea
de buscar labores que sean compatibles con roles femeninos, como la maternidad.
Durante el foro, Margarita Castillo Peón, secretaria técnica del Consejo para Prevenir y Eliminar la
Discriminación de la Ciudad de México (Copred), afirmó que ambos géneros tienen la misma curiosidad,
por lo que en consecuencia, el acceso a las ciencias no se relaciona con capacidades, sino con
estereotipos de género que se deben de romper.
Por ejemplo, en el Copred la primera causa de quejas es el despido por embarazo, y además el ejercicio
de los derechos sexuales y reproductivos siempre es más costoso para las mujeres que para los
hombres.
A su vez, Rosalinda Morales Garza, directora de Educación Indígena de la Secretaría de Educación
Pública (SEP), exhotó a romper las barreras de género, porque “no debemos estar satisfechos con que
las ideas aspiracionales estén escritas en las leyes”.
Por el contrario, se debe incentivar por igual a los niños que a las niñas en la escuela y la educación
debe ser apoyada con subsidios y becas, para romper de una vez las desigualdades, enfatizó.