Sólo con universidades fuertes se combatirá la pobreza en AL

El combate a la pobreza, la desigualdad y la exclusión en América Latina (AL)
exige tener universidades fuertes y comprometidas con la sociedad, afirmó
Marcelo Knobel, rector de la Universidad Estadual de Campinas, Brasil, quien
subrayó que las instituciones de educación superior no sólo deben garantizar que
más jóvenes vayan a las aulas universitarias, sino que logren permanecer en ellas
para acceder a una formación humanista y ética. No es una tarea fácil, pero
tenemos que ser optimistas.
Tras participar en el IV Encuentro Internacional de Rectores 2018, organizado
por Universia los pasados 21 y 22 de mayo en Salamanca, España, Knobel indicó
que para hacer de las universidades motores de cambio en los territorios donde se
ubican, tienen que generar alianzas con todos los sectores, incluyendo a los
Noticias Educativas
empresarios, pero también a las organizaciones no gubernamentales, con los
políticos y con la región, a fin de establecer una agenda común de desafíos que
necesitan atenderse.
Las universidades no pueden pensar que son las dueñas de la verdad y traer
ya las soluciones, necesitamos trabajar más en conjunto con el entorno y los
actores que nos rodean para dar respuesta a problemas muy complejos, pero
también tenemos que demostrar a la sociedad por qué somos importantes,
agregó.
Destacó que esa será una de las reflexiones que se abordarán en la III
Conferencia Regional de Educación Superior en América Latina y el Caribe
(CRES-2018), que se celebrará del 11 al 15 de junio en Córdoba, Argentina,
donde analizaremos cuál es la misión de la universidad, a quién servimos, para
qué y cómo podemos mejorar.
En América Latina y el Caribe, consideró, tenemos grandes problemas, como
la desigualdad y la pobreza. Sabemos que en nuestros países acudir a la
universidad sigue representando dar un gran salto social, pero hay muchos que
aún no tienen esa oportunidad, por eso tenemos que ampliar el acceso y la
permanencia, para que hagamos de la educación un motor de desarrollo social y
económico.
En entrevista por separado, el rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo
Rivero, reconoció que la universidad siempre debe contribuir a la equidad social y
a la reducción de las diferencias entre las personas, y enfatizó que las
universidades latinoamericanas están haciendo un buen trabajo en ese sentido,
entre ellas la Universidad Nacional Autónoma de México, que se esfuerza por
mantener un compromiso social.
En cuanto a los recursos que se deben destinar desde los gobiernos a la
educación superior, afirmó que uno de los desafíos que día a día tenemos los
rectores es demandar al Estado que se destinen mayores fondos al sector y a la
formación de las nuevas generaciones, tarea que es absolutamente clave.