El Senado debe aprobar cambios en ciencias y tecnología.

Los cambios propuestos por el Ejecutivo federal a la Ley General de Ciencia y
Tecnología (LGCT) –que se analizan en el Senado de la República– fortalecerán
al Sistema Nacional del rubro, por lo cual resulta fundamental que los legisladores
aprueben esas transformaciones antes de que concluya el actual periodo de
sesiones.
Así lo señaló el coordinador general del Foro Consultivo Científico y Tecnológico
(FCCT), José Franco López. En conferencia, reconoció que toda iniciativa de
reforma siempre será perfectible, pero la enviada al Congreso por Enrique Peña
Nieto redundará en avances para el sector.
El científico resaltó que el proyecto tomó forma en la reunión del Consejo General
de Investigación Científica, Desarrollo Tecnológico e Innovación –que es presidido
por el titular del Ejecutivo– y en el que participan cabezas del sector, académicos
y representantes de grupos empresariales.
La iniciativa da atribuciones a este consejo y al FCCT y, además, fortalece la
estructura del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, echando a
andar una visión y política a largo plazo (entre 20 y 30 años) para el rubro.
La iniciativa da nuevas atribuciones al consejo general de investigación: sería la
instancia correspondiente de aprobar la visión a largo plazo para el sector y hacer
un programa especial de CTI; determinaría las prioridades del gasto y la
aprobación de un presupuesto consolidado; aprobaría los mecanismos de apoyo
para los estímulos fiscales y financieros a empresas que apoyen la CTI; crearía
comités intersectoriales y de vinculación y emitiría el informe anual del estado de
la ciencia y la tecnología, lo que hoy hace Consejo Nacional de Ciencia y
Tecnología (Conacyt).
También se proponen cambios a la operatividad del FCCT. Entre ellos que ya no
sólo sea un órgano asesor en la materia del Ejecutivo federal, sino que extendería
esa labor de consulta a los tres poderes de la Unión.
Además, se ampliaría su mesa directiva, que hoy está conformada por 17
instancias ligadas a la CTI (universidades, organismos empresariales y
académicos, y representantes gubernamentales) así como por tres integrantes del
Sistema Nacional de Investigadores (en constante rotación). En el proyecto,
enviado por el presidente Peña Nieto, se plantea que se incorporen a la dirección
del foro dos nuevos representantes: uno de los institutos nacionales de salud y
otro del Consejo de Asesores Científicos y Tecnológicos de la Presidencia de la
República.
Franco López señaló que si bien aún quedarán pendientes, como el que la
dirección general de Conacyt trascienda los sexenios y su periodo sea de ocho
años, o establecer por ley las condiciones para propiciar una mayor inversión en el
sector por parte de la iniciativa privada, los cambios propuestos son importantes
para fortalecer al sistema, por lo cual urgió a los legisladores a aprobarlos antes
del cierre del actual periodo de sesiones el 30 de abril.
http://jornada.unam.mx/2018/04/13/sociedad/038n2soc Fuente: La Jornada UNAM (2018).