Éxito de la reforma depende de su continuidad: SEP

El éxito de la Reforma Educativa depende de la consistencia, continuidad y
energía en su instrumentación, señaló el secretario de Educación Pública, Otto
Granados Roldán en Paris, Francia.
En la presentación de la conferencia la Reforma Educativa; logros y desafíos, dijo
que hay progresos relevantes, y va a dar más resultados a mediano y a largo
plazos.
En la sede de la UNESCO, Granados Roldán informó que más de 20 entidades de
México ya tienen tasas de analfabetismo inferiores al 4 por ciento establecido por
ese organismo para ser consideradas regiones alfabetizadas, y preciso que como
país se está a centésimas de alcanzar la tasa de país libre se analfabetismo.
El secretario de Educación Pública explicó que se realizarán esfuerzos en los
otros estados para bajar las tasas de analfabetismo, a fin de que el promedio
nacional al final de la administración sea de 4 por ciento. 
Dijo que México fue exitoso en la construcción, en el Siglo XX, de uno de los
primeros 10 sistemas educativos más grandes del mundo, y señaló que en el
Siglo XXI se enfrenta el reto de contar con educación de calidad.
"En ese sentido, lo que hicimos al principio de la administración, a fines del 2012 y
sobre todo en el primer semestre del 2013, fue hacer una reforma constitucional
en el marco de un arreglo político que fue conocido como Pacto por México, en el
cual las tres formaciones políticas más grandes del país acordaron hacer una
serie de reformas estructurales, entre ellas, justamente, la de carácter educativo
que buscaba esencialmente tres componentes:
En primer lugar, construir una rectoría del Estado en materia educativa; en
segundo lugar, mejorar los niveles de calidad; y en tercero, construir un sistema
profesional docente nuevo a partir del mérito, el esfuerzo y la capacidad de cada
uno de un millón 200 mil docentes".
El secretario de Educación Pública comentó que mover un sistema educativo de
este tipo, requiere pensar en una nueva forma de gobernanza en la que participen
las esferas de gobierno; el sistema nacional de evaluación; los padres de familia y
las organizaciones de la sociedad civil, y el Poder Legislativo, que tiene en sus
manos, entre otras cosas, la posibilidad de disponer de un presupuesto suficiente
para la instrumentación de una Reforma Educativa a mediano y largo plazos.
Reconoció que no es fácil mover a los sindicatos magisteriales en torno a los
cambios de esa naturaleza, y explicó que ahora se ha pasado de un sistema
clientelar, corporativo y discrecional, que se tenía hasta antes del 2013, a un
sistema en donde hay derechos y obligaciones, en el que los maestros tienen
ahora la certidumbre de que pueden ingresar a la carrera docente a partir de un
concurso de oposición, de un concurso del mérito, y ascender en ella básicamente
por su propio esfuerzo, por su capacidad mostrada en los distintos procesos de
evaluación.