Debe ser escuela agente principal de cambio: UNESCO

En el marco del Seminario Internacional sobre Equidad y Justicia en la Nueva Escuela Mexicana, organizado por la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Coordinador General del Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación (LLECE) de la UNESCO, Javier Murillo, aseguró que, para poder crear una cultura educativa para la justicia social, será necesario adecuar el sistema educativo para que las escuelas se conviertan en comunidades profesionales de aprendizaje.

Éstas, añadió, deben desarrollar procesos de enseñanza y aprendizaje justos, trabajo conjunto con la familia y la comunidad, reconocimiento y valoración de las diferencias e impulso a la democracia y la participación.

Por lo anterior, el Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, afirmó que la Nueva Escuela Mexicana se construirá día a día con la participación de las maestras, los maestros, los alumnos, los padres y madres de familia, así como por la sociedad en general; es decir, con el trabajo hombro con hombro de todos.

Agregó que la escuela hoy debe informar y formar, ya que se necesita educar mexicanas y mexicanos con base en valores, lo que se ha convertido en una necesidad de la sociedad mexicana, la cual también exige la corresponsabilidad de madres y padres de familia en la educación de sus hijos.

En su intervención, Javier Murillo advirtió que la equidad no es suficiente y es necesario trabajar, además, por la justicia social, para lo cual la participación es el elemento indispensable. Y las escuelas, subrayó, dentro del sistema educativo son los sitios clave para trabajar en pro de la justicia social.