Se automatizará 30% de los empleos para 2030: Unesco

Además advierte que la penetración de la IA en la educación conlleva preocupaciones sobre equidad, ética y protección de la privacidad. Considera que la generación de políticas públicas es fundamental para evitar que el despliegue de la IA en la educación exacerbe las divisiones digitales, profundice las desigualdades de aprendizaje existentes y acelere la proliferación del sesgo de género en las aplicaciones de la IA, a lo que suman el riesgo de un mal uso de los datos personales de los alumnos con fines comerciales e indebidos.

En la Conferencia Internacional sobre la Inteligencia Artificial en la Educación, celebrada en Pekín, China, el pasado 16 de mayo, advierte que la penetración de la IA se acompaña de una creciente demanda de respuesta de todo el sistema a la automatización y el desempleo que desencadena y al crecimiento de nuevas ocupaciones, lo que interpela a la educación.

En el encuentro, que se realizó con el lema Planificar la educación en la era de la IA: un paso más hacia adelante, reunió a más de 300 especialistas de 105 países quienes debatieron la implementación de estrategias relativas a la IA en la educación. Entre los temas prioritarios que se abordaron fue cómo la IA puede mejorar los resultados del aprendizaje.

La Unesco destacó que se enfrentan retos enormes, pues a escala mundial hay 262 millones de niños y jóvenes que no asisten a la escuela y una población analfabeta de 617 millones. Sólo en el África subsahariana, se estima que menos de 40 por ciento de las niñas completan nueve años de educación, por lo que estimó que lograr la ambiciosa agenda de Educación 2030 requerirá desbloquear todos los recursos potenciales, particularmente el potencial de las tecnologías de vanguardia.