Sin educación prescolar, 175 millones: Unicef

Entre las asimetrías que se enfrentan destaca que en los países de bajos ingresos, los niños de las familias más prósperas tienen ocho veces más probabilidades de participar en programas de educación en la primera infancia que los de las familias del quintil más pobre.

Denominado Un mundo listo para aprender: dar prioridad a la educación de calidad en la primera infancia, el documento, elaborado por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), advierte que se requiere cuatro veces más maestros de prescolar de los que existen en la actualidad en los estados de ingreso medios y bajos, lo que implica la contratación de al menos 8 millones de nuevos educadores.

En el informe, publicado en abril, destaca que también se debe canalizar al menos 25 por ciento de los fondos para asumir costos no salariales como la compra de materiales de enseñanza y aprendizaje, capacitación docente, desarrollo de planes de estudio y mecanismos para garantizar la calidad.

Agrega que a fin de que las escuelas de prescolar sean entornos centrados en los niños, estimulantes y propicios para el juego y el aprendizaje, los gobiernos deben encargar a expertos la elaboración de planes de estudio apropiados.

Las dificultades que conlleva educar en la primera infancia, advierte, son notoriamente distintas de las que entrañan la enseñanza primaria y secundaria.

Unicef advierte que no sólo se trata de elevar la cobertura, sino de hacerlo sin descuidar la calidad de los aprendizajes de los niños, por lo que recomienda que los países establezcan normas y objetivos claros para alcanzar un marco de garantía de calidad, que incluya inspecciones, encuestas periódicas y sistemas de retroinformación.

Nada de esto será posible, enfatiza Unicef, si todos los recursos se concentran exclusivamente en ampliar el acceso de la forma más rápida posible. Más bien, durante las primeras etapas de la ampliación del acceso a la enseñanza prescolar, los países deben establecer objetivos moderados que permitan, al mismo tiempo, procurar calidad.