Primeros 6 años del INEE

 
Afirmó que se laborará, con más apoyos, con más recursos y con más ideas en las regiones que más lo requieren, así como en los grupos sociales y las comunidades que más lo demandan.
 
Es de recordar que la reforma constitucional presentada por presidente Andrés Manuel López Obrador, el 12 de diciembre pasado, propone entre otras cosas que los maestros no sean evaluados para saber si pueden continuar dando clases; la desaparición del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación que diseñaba las pruebas, y la reinstalación de los docentes que decidieron no presentar la prueba.
 
Se busca según repiten insistentemente, crear un sistema educativo nacional caracterizado por la equidad y calidad, revaloración del magisterio, arte y educación física, niños, niñas y jóvenes al centro, y la inclusión del civismo. Bien.
 
Planteó que una parte esencial de este sea revalorar la función magisterial, con la convicción que si tenemos mejores maestros tendremos mejores estudiantes, y el aprendizaje de nuestras niñas, niños y jóvenes será mucho mejor.
 
Suena bien, muy optimista, y aún más generoso prometer que se abatirá el abandono escolar con la entrega de dinero mediante 4.3 millones de becas para estudiantes de educación media superior y más de 6 millones para alumnos de educación básica.
 
En toda esta visión, no dejo de preguntarme, ¿desconfían de la efectividad de su propio proyecto?, si todo resultará tan bueno como se aseguran, ¿por qué prescindir de un organismo especializado para medir sus avances, el cumplimiento de sus metas, sus aciertos y errores, como es el INEE?
¿Por qué dilapidar también en el sector educativo una de las inversiones más provechosas que puede haber, cómo un órgano neutral y altamente calificado para dar información bien sustentada que permita tomar buenas decisiones en la conducción de la educación de este país?
 
¿Por qué no se arriesga la SEP a desechar su vicio de este gobierno de suprimir todo aquello que les parece complejo y que generalizadamente acusan de oneroso o manchado de corrupción, en lugar de perfeccionarlo y sacar provecho de lo que se ha invertido?
 
Hoy el INEE cumple seis años, ojalá tuviera algo que celebrar y seguir aportando, en lugar de resignarse a desaparecer.