Niñas y niños en México

Difusos en sus orígenes, pero inequívocos en sus designios. Así son el Día
del Niño que se celebra en México cada 30 de abril y el Día de la Infancia,
instituido el 20 de noviembre de 1959, para todo el planeta, por la Asamblea
General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) reunida en
Ginebra Suiza.
Por lo que hace a México, un acta descubierta en una notaría pública de
Ciudad Victoria, Tamaulipas, establece que el Día del Niño, para México,
fue instaurado el 8 de mayo de 1916 en Tantoyuca, Veracruz, pero a partir
de 1924 se comenzó a celebrar esa fecha el 30 de abril, como lo
consignó Excélsior el pasado 20 de abril del año en curso.
Pero en 1924, con la devastación causada por la Primera Guerra Mundial a
la vista, la Sociedad de las Naciones adoptó en Ginebra, Suiza, la llamada
Declaración de los Derechos de los Niños, con el propósito de reparar los
efectos negativos de los conflictos bélicos en la población civil, en particular
entre los niños. En cinco artículos fueron reconocidas las necesidades
fundamentales de los niños y las niñas. El texto se centró en el bienestar de
los infantes y reconoció su derecho al desarrollo, la asistencia, el socorro y
la protección.
México se adhirió a esa declaración y el entonces presidente Álvaro
Obregón (José Vasconcelos era Ministro de Educación Pública), estableció
el 30 de abril como la fecha oficial para celebrar el Día del Niño y establecer
garantías para los niños mexicanos.
Desde entonces se consideró niñas y niños a los menores de 12 años de
edad, así como se llamó “adolescentes” a quienes tenían entre 12 años
cumplidos y menos de 18 años de edad.
Cabe señalar que los Derechos Humanos de niñas, niños y adolescentes
están previstos en la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos, en los tratados internacionales firmados por nuestro país y en
las leyes secundarias aplicables, esencialmente en la Convención sobre los
Derechos del Niño y en la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y
Adolescentes (publicada el 4 de diciembre de 2014).
En la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes (que
reconoce 20 derechos a niñas, niños y adolescentes), están consignados 8
derechos fundamentales de los niños:
1.- Derecho a la vida: a vivir y a crecer en condiciones óptimas; 2.- Derecho
a la educación: a recibir educación, a disfrutar de una vida social y a
construir su propio futuro, cuestión esencial para su desarrollo económico,
social y cultural; 3.- Derecho a la alimentación: a comer, a no pasar hambre
y a no sufrir malnutrición (cada cinco segundos muere un niño de hambre
en el mundo); 4.- Derecho a la salud: a crecer y convertirse en adultos
sanos; 5.- Derecho al agua potable de calidad; 6.- Derecho a la identidad: a
tener nombre y apellido, nacionalidad y a saber quiénes son sus padres; 7.-
Derecho a la libertad de creencia, a expresarse, a opinar, a tener acceso a
la información y a participar en las decisiones que los afectan; 8.- Derecho a
la protección: a vivir en un contexto seguro que preserve su bienestar y
protegidos de cualquier forma de maltrato, discriminación y explotación.
El 3 de mayo del año pasado, el Fondo de las Naciones Unidas para la
Infancia en México (Unicef), presentó su informe anual 2016, que
tituló Retos y avances para la niñez en México. Christian Skoog,
representante de ese organismo en nuestro país, señaló entonces: “En
países como México u otros de la región, el gran desafío es trabajar para
disminuir o eliminar las brechas económicas, demográficas, sociales y de
género que separan a la niñez y la adolescencia del ejercicio pleno de todos
sus derechos”.
En el 2015, había 12 millones 713 mil habitantes de 0 a 5 años de edad
(10.6% de la población); 55.2% de los niños y niñas de entre 2 y 5 años de
edad, vivían en pobreza, 13.1% en pobreza extrema y millón y medio sufría
desnutrición crónica.
Necesitaban entonces y lo necesitan ahora, como lo consigna Unicef, “una
oportunidad justa en la vida”. Esa es la tarea, esa nuestra responsabilidad.
* Presidente de la Academia Nacional de Historia y Geografía de la UNAM.